Tag Archives: vida

A little bit odd

8 Nov

Regresar con lo puesto, aún sin apostar

Jugarte en cada paso la integridad.

Andar de frente por mucho que nos duela no gritar

Lo que llevas tatuado, parte de tu identidad.

Y te das cuenta de repente. Quizá jamás fue suficiente.

Anuncios

Un gran hit en mi otra vida.

24 Sep

 

Le encanta componer canciones. Le encanta poner música a los distintos momentos del día.

Y componía. Para ella más que para nadie.

De vez en cuando, enviaba a su “mano derecha” su última composición.

Aquella mañana había tenido un tiempo para dedicarse a sí misma y lo había invertido en capital musical.

Había terminado las estrofas que le permitían cantar un nuevo tema.

Había decidido qué notas iba a emplear y se había grabado con la calidad habitual -horrible-, permitiéndose así recordar la melodía sabiendo que aquella canción pronto regresaría al lugar de donde venía.

Decidió que quería ser escuchada y mandó un e-mail a su dirección predilecta esperando la crítica, siempre benévola, de su interlocutora.

-Un momento, déjame que lo escuche un par de veces y ahora te digo-.

Esperó paciente sabiendo que la respuesta sería positiva.

– Me gusta, debería pasar a la “lista de las elegidas”-.

-Otro gran hit en mi otra vida-.

Sabe que es probable que nunca salga a la luz más allá de ser escuchada por un par de amigos, entre copas.

En su otra vida es capaz de subirse a un escenario con una fuerza titánica y dejarse las manos, voz y corazón en cada actuación.

En mi otra vida…

El cazador

1 May

“Tras dar un paseo con su presa, el cazador se apiadó.

Había visto la bondad en sus ojos y lo que había sido fácil, se había vuelto complicado de tal modo que no sería capaz de ejercer su oficio.

Entonces, en un momento de lucidez el cazador apuntó a su presa y gritó – ¡Huye!-. La presa no entendía muy bien qué estaba pasando pero al ver al cazador con el arco tensado y la flecha apuntándole, echó a correr.

El cazador sabía bien lo que ocurriría al no poder cobrar la pieza que le habían encargado, sí. Se había jugado más de lo que podía apostar pero, aun sabiendo que el castigo que recibiría podía entrañar la muerte, no tuvo la frialdad de despojar la vida a aquella criatura. “

– No puedo.-

+ ¿No puedes o no quieres?-

-No puedo.-

+ ¿Por qué, he hecho algo mal?-

-No.-

+Explícamelo, por favor.-

-Verás, no es fácil. Me gustaría poder responder como esperas que responda…-

+¡Pero si yo no espero nada!-

-Escúchame primero. Tú crees que no esperas nada, pero lo haces. Se que lo más sencillo sería dejarme llevar y lo he hecho durante casi dos meses. Me he sentido bien a tu lado pero no puedo darte lo que me pides aunque no me hayas dicho lo que sientes. Tú no te das cuenta pero lo veo en tus gestos y en tus palabras. Y me gustaría poder dártelo, de verdad, pero no puedo hacerlo.-

“Tras dar un paseo con su presa, el cazador se apiadó.

Habría sido una presa fácil de cobrar pero al verla confiar ciegamente, al comprobar que comía de su mano, todos sus argumentos se desbarataron y la dejó escapar.

El cazador sabía bien lo que ocurriría al no poder cobrar la pieza que le habían encargado, sí. Se había jugado más de lo que podía apostar pero, aun sabiendo que el castigo que recibiría podía entrañar la muerte, no tuvo la frialdad dejugar a ser un dios con la vida de aquella criatura. “

Y quien dijo vida, lo confundía con amor.